domingo, 4 de noviembre de 2012

Repositorios en Integración Contínua

Uno de los apartados a destacar en la integración continúa es el uso del repositorio. Es decir, el buen uso.

Cualquier herramienta se puede utilizar para el bien o para el mal, y ciertamente un repositorio mal utilizado nos puede llevar al fracaso por una de las vías más rápidas.

Son frecuentes los casos de versiones incorrectas, clases que no compilan, casos de prueba que dejan de funcionar, y errores q el lunes estaban solucionados y sospechosamente vuelven a escena el viernes.

Una de las principales normas parece ser: subir al repositorio código compilable, probado y compatible con el resto de módulos.

Otros casos curiosos son los de aquellos desarrolladores que parecen inmersos en su propio mundo, con su copia local de código a la que deberían llamar "Mi Tesoro", y que sólo liberan cuando hay ciertas alineaciones planetarias. Tan perjudicial como el que sube código corrupto.


Es por tanto importante establecer las normas del juego antes de iniciar el trabajo con un repositorio.

Otro de los aspectos importantes a determinar en la elección del repositorio es si el repositorio estará alojado en la propia compañía, o si será un servicio proporcionado por un tercero. 


  • En el primer caso habrá que considerar los costes del servicio así como el mantenimiento (instalación, backups, etc ). 
  • En el segundo caso habrá que estudiar las características de los distintos proveedores de dicho servicio.

 También es importante establecer cual va a ser el software de gestión del repositorio, subversion (svn) o git son los más comunes hoy en día. Tendremos que charlar más ampliamente sobre estos en otro momento.




A la hora de elegir el repositorio es bueno haber probado alguno, yo por esto me decanto por un repositorio gratis, con lo que puedo probar a un cierto proveedor y posteriormente puedo contratar el plan adecuado para mis necesidades. 

Una comparativa sobre repositorios svn lo podéis encontrar en svn repository hosting.